oct 20

Renuncias a herencia y aceptación a beneficio de inventario.

Cada año aumenta el número de herederos que renuncian a las herencias que legalmente les corresponden, siendo el año 2015 el último del que se tienen datos.

Esto es así porque cuando se acepta una herencia se aceptan tanto sus bienes como sus cargas, esto es, las deudas que pueda tener el causante.

No se puede aceptar una parte de la herencia y renunciar a la otra, se acepta o se renuncia a la integridad de la misma.

El motivo fundamental de este aumento a las renuncias se achaca a la crisis, que ha provocado que en muchos casos los activos de la herencia sean superiores al pasivo.

Otro motivo es el hecho de que cuando se paga el Impuesto de Sucesiones y Donaciones el heredero tiene que pagar por el valor catastral de los inmuebles que haya heredado, antes de haber procedido a su venta, lo que ha provocado múltiples casos de herederos que no han podido hacer frente al pago de dicho impuesto a tiempo y se han visto obligados a pagar intereses de demora bastante elevados, incluso viendo embargados sus bienes.

Por ello a día de hoy los herederos están obligados a saber con toda seguridad tanto los activos de la herencia, el pasivo, y si podrán hacer frente al pago de los impuestos correspondientes una vez hayan aceptado la herencia.

La otra figura que ha aumentado de unos años a esta parte es la de aceptación de la herencia a beneficio de inventario.

Consiste en que los herederos hacen un inventario de los bienes de la herencia y de las deudas. Se ponen los bienes al servicio de los acreedores y si “sobra” algo una vez liquidadas las deudas se reparte entre los herederos. De esta forma los herederos se aseguran no pagar con sus bienes personales las deudas del causante de la herencia.