abr 23

Reconocimiento de sentencia en Francia por tribunales españoles

Solicitud de reconocimiento de sentencia dictada por losTribunales franceses por la que se homologa acta notarial que contiene la partición amistosa de la Comunidad de los

esposos franceses, así como la herencia de los mismos.
Se solicitó a los tribunales españoles demanda de exequátur de una sentencia pronunciada por el Tribuanl de Gran Instancia de Grenoble, Francia, pidiendo que se homologase el acta otorgada por el notario de París que contenía la partición amistosa de la comunidad de los esposos que eran los causantes, los padres de la demandante.
Los causantes eran franceses, habiendo sido su último domicilio en Francia. Al tiempo de promover juicio ante la jurisdicción francesa, todos los herederos eran residentes en Francia.
Cuando pidió justicia al Tribunal Supremo, la demandante residía en Francia.
Aportó a la Sala copia auténtica de la sentencia por reconocer, una traducción de la misma como del acta notarial.
El Ministerio Fiscal dijo que procedía el exequátur.
Dicha decisión se fundamentó en:
Ha de ser aplicado el Convenio entre España y Francia, sobre reconocimiento y ejecución de decisiones judiciales y arbitrales y actas auténticas en materia civil y mercantil de 28 de mayo de 1969, ratificado el 15 de enero de 1970 y publicado en el BOE el 14 de Marzo de 1970, de conformidad con su artículo 1º, por la naturaleza y materia del acto cuyo exequátur se ha solicitado.

De conformidad con dicho Convenio, han de ser controladas la competencia judicial internacional (artículo 3º, 1), la firmeza de la resolución (artículo 3º, 2), la ley aplicada al fondo del asunto (artículo 5º, que consagra el principio de equivalencia de resultados), la conformidad con el orden público del Estado requerido (artículo 4º, 2), las garantías de audiencia y defensa en el proceso de origen (artículos 4º, 3 y 15); la litispendencia o decisiones recaídas en el Estado requerido u otro (artículo 4º, 4) y las exigencias formales mínimas (artículo 15). Todos los requisitos establecidos por el tratado bilateral están debidamente cumplidos.