may 16

Jurisprudencia de testamento otorgado ante notario sin cumplir los requisitos del artículo 697.2 CC (causante con discapacidad visual)

En la sentencia 789/2009, el Tribunal Supremo se pronuncia sobre la necesidad o no de cumplir los requisitos del artículo 697.2 del Código Civil cuando la persona que otorga testamento ante notario tiene mermada su capacidad visual.

En el presente caso, el causante es una persona que había perdido un ojo completamente y sufría una catarata en el otro que le producía pérdida progresiva de visión. Había otorgado testamento ante notario, en que nombraba a una de sus hijas heredera universal dejando a su otra hija únicamente la herencia que por ley le correspondía.

Dicho testamento no contó con la presencia de testigos, y es lo que alegó la hermana que había salido perjudicada en el reparto de la herencia, argumentando que dada la condición de su padre era necesaria la presencia de testigos como requisito recogido en el Código Civil en el artículo 697.2.

El Juzgado de Primera Instancia estimó íntegramente la demanda y declaró nulo el testamento.

Sin embargo, la Audiencia Provincial estimó el recurso de la parte demandada y declaró no haber lugar a nulidad en el testamento y por lo tanto lo declaró válido.

Ante esta sentencia, la parte demandante interpuso recursos extraordinarios por infracción procesal así como de casación ante el Tribunal Supremo.

En el testamento fruto de la discordia consta lo siguiente: ” Leído el presente testamento en voz alta por mi, el Notario, al testador, advertido del derecho a hacerlo por sí, del que no usó, manifiesta quedar enterado de su contenido y de estar conforme con su última voluntad por lo que firma “.

Por lo tanto, se trata de esclarecer si la pérdida de visión en el momento de otorgar el testamento era total o no.

El Juzgado de Primera Instancia entendió que quedaba acreditado que la falta de visión hacía necesaria la presencia de testigos en el momento de otorgar testamento como recoge el Código Civil.

Sin embargo la Audiencia Provincial no dio por probado que la falta de visión llegase a tal extremo, por lo que entendió no ser necesaria la presencia de testigos.

Los recursos extraordinarios por infracción procesal denuncian una mala valoración de la prueba por parte del Tribunal. Alega que el mismo no valoró los informes médicos aportados por la parte demandante y que los que valoró lo hizo de forma errónea.

El Tribunal Supremo desestima estos motivos. Según al artículo 348 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el tribunal valorará los dictámenes periciales según las reglas de la sana crítica, y según el artículo 376 de la misma Ley, los tribunales valorarán la fuerza probatoria de las declaraciones de los testigos conforme a las reglas de la sana crítica.

La parte recurrente no puede alegar que una valoración del Tribunal diferente a la suya sea una valoración errónea.

En cuanto al recurso de casación se basó en la capacidad del testador en el momento de otorgar testamento, y como tampoco pudo demostrarse la falta de la misma este recurso también fue desestimado.

Por ello, el Tribunal Supremo consideró válido el testamento otorgado por el causante.