Feb 15

¿En qué momento procesal se debe probar la incapacidad para testar?

¿En qué momento procesal se debe probar la incapacidad para testar?

Análisis STS 26 Junio 2015

En este caso el recurso trata sobre la capacidad del testador en el momento de

otorgar testamento.

Los herederos de una herencia alegaron incapacidad del testador ante el Tribunal

Supremo para que se declarase nulo su testamento.

Para que se declarase nulo el testamento alegaron otros motivos tanto ante el

Tribunal de Primera Instancia como en el recurso ante la Audiencia. Estos

tribunales dieron por supuesto la capacidad del testador basándose en el

testimonio del notario ante el que se otorgó testamento, que dijo en el juicio que en

el momento de otorgar testamento el causante tenía capacidad para testar.

La doctrina sobre la capacidad del testador dice lo siguiente:

– Siempre se presupone capacidad para testar, sólo se destruye por prueba en

contrario.

– La apreciación de esta capacidad ha de ser hecha con referencia al momento

mismo del otorgamiento.

– La afirmación hecha por el Notario de la capacidad del testador, puede ser

destruida por ulteriores pruebas, demostrativas de que en el acto de testar no se

hallaba el otorgante en su cabal juicio, pero requiriéndose que estas pruebas sean

muy cumplidas y convincentes, ya que la aseveración notarial reviste especial

relevancia de certidumbre.

– Su apreciación corresponde a la Sala de Primera Instancia.

Por tanto, y conforme a la doctrina, el Tribunal Supremo dijo que no era su cometido

comprobar si el causante estaba capacitado a la hora de testar, porque esa labor

corresponde al Tribunal de Primera Instancia, y por lo tanto no existe indefensión a los

demandantes.

Con esta sentencia, lo que viene a decir el Tribunal Supremo es que la incapacidad del

testador se ha de solicitar en la primera demanda hecha ante el Tribunal de Primera

Instancia, y que lo que no se puede hacer el solicitarla por primera vez en un recurso ante

el Tribunal Supremo.