jul 17

¿Cómo hacer testamento?

¿Cómo hacer testamento?

El testamento es una formalidad jurídica por el cual, una persona determina que con caracter posterior a su fallecimiento, a quienes y de qué manera será transmitido

todo patrimonio bienes y obligaciones a modo de herencia.

El testamento debe ser un acto voluntario de transmisión de bienes de un testador (previendo su fallecimiento) a sus herederos.

Mientras el testador no haya fallecido, el testamento es revocable y sustituible por alguno posterior(que revocaría al anterior).

Toda persona que esté en pleno uso de sus facultades mentales y sea mayor de 14 AÑOS puede otorgar testamento.

Mientras la persona testadora viva, está en su pleno derecho de disponer de sus bienes.

El trámite del testamento es muy sencillo y puede hacerse en menos de 48 horas. Usted podría directamente al notario con su DNI para expresar su voluntad de testar y

encargar la redacción y validación de su testamento. Si Vd. quiere ir directamente a cualquier notario, el coste está en torno a los 50 €.

El notario redacta el testamento en función de la voluntad expresada por el testador y lo valida con especificación del lugar, fecha y hora de su otorgamiento.

Es de resaltar que no es obligatorio realizar un inventario de los bienes ni haber testigos, salvo los invidentes que necesitarían ayuda para saber que el testamento

que firma es el que ha expresado él.

Es importante realizar un testamento bien planeado legalmente y atendiendo a los límites que la ley determina acerca de cómo debe de repartirse una herencia en caso de

fallecimiento.

Nuestro despacho PUEDE realizar el trámite y asesorarle con más detenimiento sobre las implicaciones fiscales, civiles y de cualquier otro tipo jurídico a que se pueda

dar lugar. Si bien, al coste notarial, habría que añadir el coste de la consulta en nuestro despacho. No obstante, entendemos que nuestro asesoramiento enfocaría mejor

el asunto y le daría una visión más completa de la forma de otorgar testamento y sus consecuencias para Vd. y los posibles designados, así como de las dificultades

para excluir totalmente a alguien en la designación de herederos.