nov 7

Apartación de la herencia anulada por fraude a los acreedores.

En la sentencia del Tribunal Supremo 643/2013 vemos un caso en que unos acreedores solicitan al Juzgado que declare rescindida una apartación de una herencia.

Los demandados fueron tanto los progenitores, deudores de los demandantes, como su hijo, que percibió unos inmuebles en concepto de apartación de la herencia. Se solicitó que el Registro de la Propiedad cancelase los asientos registrales fruto de esa apartación.

Tanto el Juzgado de Primera Instancia como la Audiencia Provincial dieron la razón a la parte demandante, al considerar que se debía aplicar la acción rescisoria por fraude de acreedores recogida en los artículos 1111 y 1291 del Código Civil.

Los demandados interpusieron un recurso de casación ante el Tribunal Supremo denunciando la vulneración del artículo 1291 del Código Civil.

El Tribunal Supremo desestimó el recurso.

Según la doctrina del mismo, más concretamente la sentencia de 7 de Septiembre de 2012, la acción rescisoria por fraude de acreedores se entiende como un remedio para la conservación de la garantía patrimonial del deudor, diseñado en torno a la protección institucional del derecho de crédito, bajo el fundamento primario que otorga el principio de responsabilidad del deudor.